MUSEO DE ARTE DE DENVER.

FOTOS: DENVER ART MUSEUM / WIKIPEDIA

Con una superficie de 13.564 m2, el nuevo edificio de nombre Frederic C. Hamilton se sitúa directamente al sur de las dos torres del edificio original y adyacente a la biblioteca pública de Denver. Esta ampliación genera grandes transformaciones a nivel urbano y se convierte en núcleo del nuevo distrito cultural de la ciudad.

El museo está compuesto por una serie de rectángulos entrelazados. Se trata de un diseño geométrico de formas agresivas, puras e irregulares de vidrio y titanio, que reflejan los picos y cristales de roca de las montañas cercanas. Un volumen en voladizo atraviesa la calle hasta ligarse a la estructura del edificio de Gio Ponti por medio de un puente de acero y cristal.
El objetivo de los proyectistas ha sido apuntar a un edificio que comunicara también exteriormente la particularidad de su contenido, en el cual, el arte y la arquitectura son los verdaderos protagonistas.

El proyecto no está diseñado como un solo edificio, sino como una composición de los espacios públicos, monumentos y pasarelas en el desarrollo de esta parte de la ciudad.
El rasgo más sorprendente del museo es la forma triangular de una esquina que se dispara hacia afuera de la calle, en dirección a la vieja construcción.

Otras formas se despliegan hacia la plaza, en parte cubriendo la entrada. Pero la generalidad del exterior radica en cómo cambia su aspecto cuando se mira en diferentes direcciones.
La estructura del edificio es de acero y concreto. Para el revestimiento exterior se escogió titanio y granito, buscando de este modo una relación con los otros elementos del contexto urbano.

X